Maduro

Maduro

Beijing otorgó de nuevo esa flexibilización en los pagos a raíz de una nueva fase de conversaciones que ambos gobiernos iniciaron en marzo por la coyuntura de la crisis petrolera, las sanciones de Estados Unidos y la pandemia del COVID-19.
La nación está centrando su atención en los compradores que pagan en efectivo, especialmente en India, su segundo cliente más grande después de los Estados Unidos.
La idea es conseguir nuevos fondos de su principal aliado financiero para revertir la caída de la producción de petróleo, en mínimos desde hace 60 años.
Rosneft está comprando un volumen creciente de crudo venezolano y otros productos mientras otorga créditos al gobierno del presidente Nicolás Maduro.
Beijing otorgó de nuevo esa flexibilización en los pagos a raíz de una nueva fase de conversaciones que ambos gobiernos iniciaron en marzo por la coyuntura de la crisis petrolera, las sanciones de Estados Unidos y la pandemia del COVID-19.