mascarillas

mascarillas

"Estamos en una encrucijada crítica en la que podríamos tener que reajustar el distanciamiento", dijo el ministro de Salud, Park Neung-hoo, en una reunión.
Mientras en Nueva Delhi los hospitales están abarrotados y se registran altas tasas de mortalidad, Corea del sur anuncia multas para ciudadanos que no respeten medidas de resguardo, como uso de mascarillas. Japón en tanto, seguirá con su política de no imponer emergencia. Tres formas en que naciones de Asia lidian con el rebrote de COVID-19.
El KCDC informó 124 nuevos casos hasta la medianoche del sábado, lo que marca un quinto día consecutivo de aumento de infecciones debido a la aparición de pequeños clusters en lugares como spas, escuelas e iglesias.
En dos docenas de pequeñas ciudades y pueblos, la gente ha renunciado en gran medida al distanciamiento social y las máscaras después de meses de apegarse a las reglas, creyendo que el virus no es una amenaza tan grave.
Cerca de 5,5 millones de estudiantes de primaria, secundaria y preparatoria volverán a las aulas. El gobierno espera realizar simulacros y preparar pautas en caso de un aumento de la infección.
El primer ministro Abe ofreció dos mascarilas por hogar, mientras expertos advierten que Japón estaba al borde de una crisis médica por el aumento de casos de coronavirus, especialmente en Tokio.
Este martes la isla registró 20 nuevos casos de coronavirus, los cuales se originaron en el extranjero y elevan el número total de infectados a 215.
China ha reforzado los controles de los viajeros internacionales, y la capital, Beijing, ordena 14 días en sus instalaciones de cuarentena para cualquier persona que llegue al país, a partir del lunes.
"Estamos en una encrucijada crítica en la que podríamos tener que reajustar el distanciamiento", dijo el ministro de Salud, Park Neung-hoo, en una reunión.