muertes

muertes

El presidente Joko Widodo, declaró una emergencia nacional de salud pública por la pandemia de la COVID-19 y emitió un reglamento gubernamental sobre una restricción social a gran escala.
Wuhan permitirá que sus 11 millones de residentes salgan de la ciudad el miércoles por primera vez desde que fue cerrada el 23 de enero para frenar la propagación del virus.
El gobernador de Yakarta y algunos expertos en salud pública sospechan que la cantidad de infecciones y muertes en la capital se debe a las pocas pruebas realizadas para detectar la enfermedad.
Un estricto régimen de vigilancia y cuarentena ayudó a detener la marea, con métodos elogiados por la Organización Mundial de la Salud. Pero las tensiones y la incertidumbre crecen.
Expertos indican que el gobierno del presidente Joko Widodo ha tardado en adoptar medidas similares a las de otros países para frenar la propagación del virus. Contagios podrían ser 80 mil.
La Comisión Nacional de Salud de China registró 89 muertes el sábado, empujando el total muy por encima de las 774 que murieron de SARS o Síndrome Respiratorio Agudo Severo en 2002/2003.
Los productos de tabaco en Malasia están actualmente regulados por la Ley de Alimentos, mientras que la venta de líquidos vaporizadores que contienen nicotina está prohibida desde 2015.
La apuesta de la nación asiática es que vacunarse contra la gripe estacional este año aumentaría las posibilidades de éxito de una vacuna contra el COVID-19 el 2021. Pero el caso de 13 fallecidos ha asustado a la ciudadanía.