Mujeres de confort

Mujeres de confort

Las mujeres obligadas a trabajar en los burdeles de Japón, antes y durante la Segunda Guerra Mundial, durante mucho tiempo ha sido una espina en los lazos diplomáticos y comerciales de ambas naciones.
Oficiales que usaron drones y perros rastreadores encontraron su cuerpo en el monte Bugak, poco después de la medianoche, luego de una búsqueda que involucró a cientos de policías.
Mandatario surcoreano propuso que los dos países trabajen juntos para resolver el problema de los trabajadores forzados en tiempos de guerra, y llamó a Japón "nuestro vecino más cercano".
"Mujeres de Confort" es un eufemismo para las miles de niñas y mujeres que se vieron obligadas a trabajar en los burdeles de Japón antes y durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Japón ocupó Corea.
Ambos países celebraron la segunda reunión en Ginebra como parte de un proceso de solución de las diferencias bajo las reglas de la OMC. La primera reunión de octubre terminó también sin progresos.
La reunión se produce cuando las relaciones han caído a su punto más bajo en décadas después de que el tribunal superior de Corea del Sur ordenó el año pasado a las empresas japonesas que compensaran a algunos trabajadores forzados en tiempos de guerra.
El medio nipón Kyodo News informó el lunes que Corea del Sur y Japón estaban considerando un programa que involucrara a compañías de ambos países.
Las relaciones entre Tokio y Seúl se han deteriorado a su nivel más bajo en décadas desde que el máximo tribunal de Corea del Sur ordenó en octubre pasado a algunas empresas japonesas compensar a los coreanos obligados a trabajar en sus minas y fábricas en tiempos de guerra.
"Mujeres de confort" es un eufemismo para aquellas niñas y mujeres que se vieron obligadas a trabajar en los burdeles de guerra de Japón. También hubo trabajo esclavo en fábricas niponas.
Lee Nak-yon, cuyo viaje está programado para el 22 y 24 de octubre, asistirá a la ceremonia de entronización del emperador japonés Naruhito.
La eliminación de Japón está programada para septiembre, y si Tokio lo solicita, Seúl está preparado para ser consultado sobre el asunto. Japón había hecho lo mismo con Corea a principios de mes.
Corea del Sur conmemora a las niñas y mujeres obligadas a trabajar en los burdeles de guerra japoneses el 14 de agosto. El 15 es el día nacional de liberación del dominio nipón.
"Queremos convertir la crisis en una oportunidad para la industria de materiales, piezas y equipos", dijo el ministro de industria de Corea del Sur, Sung Yun-mo,
Analistas de la industria esperan que una campaña de boicot intensificada perjudique aún más la demanda, a medida que crecen las tensiones diplomáticas.
Corea del Sur podría considerar revocar un pacto de intercambio de información militar como contramedida, una opinión planteada durante una reunión trilateral en Bangkok.
Trascendió que Corea del Sur buscara anunció una serie de diálogos multilaterales, al margen del Foro Regional de la ASEAN, para revertir las restricciones de exportación.
El boicot generalizado a productos y servicios japoneses ha afectado a algunas empresas locales en lo que ya era el peor clima económico para ese país en una década.
Hasta el sábado se registraban nulos avances: Seúl afirmaba haber pedido la suspensión a las restricciones y Japón decía no haber visto tal declaración en ningún papel oficial.
Las restricciones a la exportación resaltan cómo Japón, la tercera economía más grande del mundo, continúa dominando un rincón vital de la cadena de suministro global.
Japón dijo la semana pasada que reforzaría las restricciones a la exportación de materiales de alta tecnología utilizados en pantallas de teléfonos inteligentes y chips a Corea del Sur.
Las mujeres obligadas a trabajar en los burdeles de Japón, antes y durante la Segunda Guerra Mundial, durante mucho tiempo ha sido una espina en los lazos diplomáticos y comerciales de ambas naciones.