musulmanes

musulmanes

Los enfrentamientos entre hindúes y musulmanes son los peores disturbios en Delhi durante varias décadas. Miles han sido desplazados después de que sus hogares fueron incendiados.
El primer ministro indio, pidió la paz después de días de enfrentamientos entre hindúes y musulmanes sobre una nueva ley de ciudadanía en disputa que provocó escenas de violencia en la capital.
Casi 2 millones de personas, incluidos los hindúes, quedaron fuera de una lista de ciudadanos liberados en Assam el año pasado por no contar con la documentación adecuada.
Los críticos dicen que la ley, y los planes para un registro nacional de ciudadanía, discriminan a los musulmanes y son un ataque a la constitución secular del país por parte del gobierno nacionalista hindú del primer ministro Narendra Modi.
La CAA tiene como objetivo acelerar la ciudadanía para los ciudadanos de distintas religiones que llegaron a la India antes del 31 de diciembre de 2014, procedentes de Afganistán, Bangladesh y Pakistán.
Modi dice que la nueva ley salvará a las minorías religiosas como hindúes y cristianos de la persecución en los vecinos Bangladesh, Pakistán y Afganistán al ofrecerles un camino hacia la ciudadanía india.
El gobernante partido BJP se ha transformado en la fuerza política casi indiscutible del país, excluyendo a la minoría musulmana. Su agenda social ha superado a la económica, dicen analistas.
Los rohingyas son los apátridas más conocidos del mundo, pero millones de personas, especialmente en India, se enfrentan a un destino similar. Las causas se remontan al periodo colonial.
El resentimiento contra los inmigrantes ilegales ha existido por años en Assam, donde los residentes culpan a quienes provienen de Bangladesh por robarles sus empleos y tierras.
Los residentes de Assan tienen que presentar documentos que prueben que ellos o sus familias vivieron en el país antes del 24 de marzo de 1971.
Los enfrentamientos entre hindúes y musulmanes son los peores disturbios en Delhi durante varias décadas. Miles han sido desplazados después de que sus hogares fueron incendiados.