Nikkei

Nikkei

El Nikkei cerró con un avance de 1,16%, a 22.758,48 unidades, después de llegar a operar en 22.769,16 unidades, su nivel más alto desde el 5 de febrero.
Los títulos de Toyota Motor ganaron un 2,3%, lo que contribuyó a impulsar al Nikkei, que cerró con 22.497,18 puntos.
El promedio industrial cerró con pocos cambios, a 22.467,16 unidades, tras operar a la baja en las primeras operaciones.
En tanto que el promedio de acciones japonesas Nikkei bajó a mínimos desde mediados de octubre, en su cuarta jornada seguida de pérdidas.
El referencial Nikkei terminó la sesión con una baja de 0,4% a 21.154,17 puntos, su menor nivel al final de una jornada desde el 12 de octubre.
Terminó con una baja de 0,7%, a 21.244,68 puntos, su nivel de cierre más bajo desde mediados de octubre de 2017.
El Nikkei cerró estable, a 23.629,34 puntos, tras operar al alza al inicio de la sesión, mientras que el índice de acciones líderes CSI300 tuvo su mayor desplome desde el 23 de noviembre.
En la semana, el Nikkei perdió un 0,7%, mientras que el índice compuesto de Shanghái cerró con un avance de 10,78 puntos.
El índice acciones favoritas CSI300 terminó la jornada estable, pero el subsector financiero trepó 1,59% y el de bienes raíces avanzó 2,12%.
El Nikkei terminó la sesión con un alza de 0,6%, a 23.849,99 unidades, su nivel de cierre más alto desde noviembre de 1991.
Las ganancias de las empresas industriales chinas subieron a su ritmo más lento en siete meses en noviembre, mientras que en Tokio un alza de los precios del crudo impulsó a los títulos vinculados al petróleo.
Mal desempeño de acciones clave, junto a temores por Corea del Norte y Oriente Medio se reflejaron en los resultados bursátiles.
El Nikkei cerró con un alza de 0,5%, a 22.523,15 unidades, el nivel de cierre más alto desde el 10 de noviembre.
En lo que va del año, el índice de acciones de Shanghái ha subido cerca de un 9,3%.
El mercado también reaccionó favorablemente a los acuerdos comerciales anunciados por Trump y Xi Jinping.
Bolsa de Tokio terminó la sesión con una baja de 0,2% a 22.868,71 puntos.
El índice de acciones líderes de China CSI300 ganó un 0,6%o para tocar un máximo desde mediados de 2015.
La producción manufacturera china aumentó en octubre a su ritmo más débil en cuatro meses.
La fuerte demanda por la consola de casa y portátil llevó a que el precio de las acciones subiera casi el doble.
Aunque el índice de gerentes de compras de servicios aumentó a 41,8 en agosto desde 34,2 de julio, se mantuvo muy por debajo de la marca de 50 que separa el crecimiento de la contracción.