PIB

PIB

El desarrollo de infraestructura ha sido un elemento clave del plan del presidente Duterte para aumentar el crecimiento económico desde que asumió el cargo en 2016.
Se espera que el PIB del país se contraiga un 0,8% interanual en el primer trimestre, según el pronóstico medio de 21 economistas encuestados por la Autoridad Monetaria de Singapur.
El economista, periodista y docente peruano conversó con AsiaLink respecto de las posibilidades de que el COVID-19 afecte la economía china y, por ende, golpee a países como Perú o Chile.
Muchos analistas ahora esperan que el Banco de Tailandia reduzca aún más las tasas en mínimos históricos para impulsar el crecimiento este año.
El aumento de las consecuencias de la epidemia de coronavirus, que está dañando la producción y el turismo, podría tener un impacto significativo si no se contiene en los próximos meses.
El impacto del coronavirus en la economía de la ciudad estado se sentiría con mayor intensidad en la fabricación, el comercio, el turismo y el transporte, junto con los servicios minoristas y de alimentos.
El banco central dijo anteriormente que su pronóstico de crecimiento de 2.8% para este año no se alcanzará, pero revisará las proyecciones económicas nuevamente el próximo mes.
El gobierno aventuró un crecimiento del PIB de 2,37% para 2020, lo que supone un ajuste a la baja de su pronóstico anterior de 2,72% en noviembre. La epidemia es fuente de incertidumbre en toda Asia.
El banco central redujo inesperadamente su tasa de interés a un día el mes pasado en 25 puntos básicos a 2,75%, la más baja desde marzo de 2011. La inflación del país aún es baja.
Se espera que la inflación anual de los precios al consumidor de la India haya aumentado al 7,40% en enero, un toque por encima del 7,35% de diciembre y la más alta desde mayo de 2014.
En el país la demanda interna se ha desacelerado más bruscamente de lo esperado en medio de una contracción del crédito y el estrés en el sector no bancario.
Beijing planea establecer un objetivo de crecimiento más bajo de alrededor del 6% este año del 6-6.5% del año pasado, confiando en un mayor gasto en infraestructura para evitar una desaceleración más aguda.
Indonesia ha tratado de estimular la economía en 2019, con el presidente Jokowi delineando planes de crecimiento significativos después de asegurar un segundo mandato.
El banco central redujo las tasas en un total de 135 puntos básicos en cinco movimientos en 2019 y sorprendió a los mercados al mantener las tasas estables en su reunión de diciembre.
Los precios minoristas de alimentos, que representan casi la mitad de la canasta de inflación de la India, aumentaron un 14,12% en diciembre respecto al año anterior, frente al 10,01% en noviembre.
Se espera que el gobierno anuncie concesiones fiscales para individuos y aumente el gasto en infraestructura después de reducir las tasas de impuestos corporativos el año pasado.
La tercera economía más grande de Asia está creciendo a su ritmo más lento en más de seis años debido a la falta de inversión privada y podría verse más lastimada si los recortes del gobierno se aprueban.
El índice de gerentes de compras de servicios se desaceleró a 52.5 el mes pasado desde 53.5 en noviembre, pero aún fue más alto que un mínimo de 8 meses en octubre.
Podrían ser signos de una recuperación económica en la tercera economía más grande de Asia, que registró su crecimiento más débil desde 2013 en el trimestre de julio a septiembre.
El sólido crecimiento de la demanda se produjo a pesar de que los precios de producción aumentaron a la tasa más rápida en casi tres años y la inflación de los costos de insumos alcanzó un máximo de 13 meses.
El Banco Central tailandés sigue preocupado por la fortaleza del baht y está listo para intervenir, lo que debería limitar el alza de la moneda en los próximos meses. Se espera el Banco de Indonesia ofrezca más apoyo con un recorte de tasas en septiembre.