pobreza

pobreza

"La gente está comiendo ratas y serpientes. Sin ingresos, necesitan comer así para alimentar a sus hijos", reconoce un residente de Hlaing Thar Yar, uno de los barrios más pobres de Yangon.
En dos docenas de pequeñas ciudades y pueblos, la gente ha renunciado en gran medida al distanciamiento social y las máscaras después de meses de apegarse a las reglas, creyendo que el virus no es una amenaza tan grave.
Las fuertes lluvias monzónicas en Assam y Bihar han creado miles de desplazados que no pueden cumplir con las medidas de distanciamiento social y colapsan los sistemas de salud.
Muchas familias recurrirán a obtener préstamos a altas tasas de interés para sobrevivir, mientras que otras se endeudarán más y terminarán atrapadas en trabajo forzoso, la forma más prevalente de esclavitud moderna de la India.
Las medidas que han controlado las epidemias en China, así como en Corea del Sur, y es poco probable que funcione en partes pobres y abarrotadas del sur de Asia, dicen funcionarios de salud.
Alrededor del 70% de la tierra en el mundo en desarrollo es indocumentada, dejando a más de una cuarta parte de la población mundial vulnerable a conflictos, desalojos y usurpaciones.
“A los chinos se les abrieron fábricas para darles un trabajo decente y con buena remuneración, y ahí están los chinos trabajando”, indicó especialista mexicano.
Al menos 11 millones de personas en la India corren el riesgo de ser desarraigados de sus hogares y tierras, a medida que las autoridades construyen autopistas y aeropuertos y acordonan los bosques.
Según el Banco Mundial, más del 21% de los 1.300 millones de India vivían con menos de US$1,90 al día en 2011.
La Agencia Central de Estadísticas registró que la tasa de pobreza de Indonesia tiende a disminuir: en marzo de 2018 era de 9.82% y disminuyó a 9.66% en septiembre.
"La gente está comiendo ratas y serpientes. Sin ingresos, necesitan comer así para alimentar a sus hijos", reconoce un residente de Hlaing Thar Yar, uno de los barrios más pobres de Yangon.