Shinzo Abe

Shinzo Abe

El gobierno respondió declarando una emergencia en Tokio y otras seis áreas, incluida Osaka, con el objetivo de reducir las interacciones entre las personas en un 70%.
El enfoque decidido de la gobernadora de Tokio respecto de la amenaza del patógeno contrasta con lo que los críticos dicen que es una respuesta tímida y lenta por parte de Shinzo Abe.
El número de casos en Japón aumentó a 6.003 el viernes, con 112 muertes. Tokio representó 1.708 casos, lo que aumentó las preocupaciones sobre una acción lenta.
"No es exagerado decir que la economía de Japón y la economía mundial se enfrentan a la mayor crisis desde la posguerra en este momento. Protegeremos el empleo y la vida a toda costa ”, dijo el primer ministro Shinzo Abe.
"El estado de emergencia nos permitirá fortalecer los pasos actuales para prevenir un aumento de las infecciones y garantizar que la actividad económica se mantenga tanto como sea posible ", dijo el primer ministro Shinzo Abe.
La rápida propagación del contagio en el país está afectando gravemente a los hospitales en la capital, Tokio, en Osaka y algunas otras prefecturas; expertos llaman a una acción rápida.
El domingo el país confirmó el domingo 68 nuevos casos solo en Tokio, un aumento diario récord para la capital, llevando el recuento general del país a más de 1.800 infecciones, con 55 muertes.
El primer ministro Shinzo Abe dijo que aunque cancelar los Juegos no era una opción, ahora había un retraso en las programaciones si el evento no podía realizarse en su forma completa.
El número de pruebas realizadas a la población para detectar coronavirus ha sido, en promedio, de 1.190 por día. Versus 200.000 pruebas realizadas en Corea del Sur y 80.000 en Italia.
El tamaño del paquete, que se lanzaría en abril, puede variar de US$ 96 mil millones a US$ 193 mil millones, financiados por bonos del gobierno
Gobierno aseveró que aún no había necesidad de un presupuesto extra mayor, pues las consecuencias del brote hasta el momento no habían alcanzado la escala de la crisis financiera de 2009.
El gobierno planea presentar al parlamento un proyecto de ley para que pueda aplicarse ante el brote de coronavirus, si es necesario. La epidemia ya está aumentando el riesgo de recesión en el país.
El gobierno utilizará las instituciones financieras públicas, incluida la Corporación Financiera de Japón y el Banco de Desarrollo de Japón para proporcionar dicho financiamiento.
El presidente de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 dijo que la opción de cancelar los Juegos no estaba sobre la mesa, respondiendo a la especulación cada vez mayor de un retraso o cancelación.
La dramática escalada de la lucha de Japón contra el virus sigue a las crecientes críticas de lo que se ha visto como una respuesta tibia del gobierno de Shinzo Abe.
Es probable que los efectos del brote se extiendan más allá de China, ya que se espera que la mayoría de las principales economías de la región se desaceleren significativamente.
Las exenciones beneficiarán a los fondos de cobertura extranjeros y a los administradores de activos de patrimonio, que poseen o invierten fuertemente en acciones japonesas, elemento clave de los "Abenomics".
Mandatario surcoreano propuso que los dos países trabajen juntos para resolver el problema de los trabajadores forzados en tiempos de guerra, y llamó a Japón "nuestro vecino más cercano".
"Mujeres de Confort" es un eufemismo para las miles de niñas y mujeres que se vieron obligadas a trabajar en los burdeles de Japón antes y durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Japón ocupó Corea.
El presupuesto para el año que comienza el 1 de abril marca un aumento del 1.2% con respecto al año en curso, impulsado por desembolsos récord para el bienestar y los gastos militares.
Dentsu Group Inc., una de las compañías más influyentes de Japón, está envuelta en un escándalo de desviación de fondos que la liga hasta el gobernante Partido Liberal Democrático del primer ministro Shinzo Abe.