soja

soja

"Los chinos acordaron comprar entre 300.000 y 400.000 toneladas de aceite de soja de Argentina", dijo un funcionario de la Secretaría de Agroindustria.
El país ha destinado este año a China casi el 80% de sus exportaciones de soja, que según pronósticos alcanzarán los 83 millones de toneladas para fin de año.
Una delegación de empresarios brasileños acompaña a funcionarios del Ministerio de Agricultura que visitan China esta semana para discutir sobre comercio agrícola.
Nación asiática es el principal importador mundial de la oleaginosa, la cual convierte en harina de soja para alimentar a su gran cantidad de cabezas de ganado.
La oleaginosa está en el corazón de la disputa comercial entre las dos economías más grandes del mundo.
La caída de la soja arrastró al maíz, que por segunda sesión consecutiva bajó a mínimos de contrato. En cambio, los futuros de trigo subieron por temores a una disminución de los inventarios globales.
Un nuevo contrato podría convertirse en una alternativa a la Bolsa de Chicago, que domina el mercado global para los precios de la soja.
En el caso de los cítricos, esto fue posible luego de un trabajo conjunto iniciado en marzo pasado entre SENASA, el Ministerio de Agroindustria, la Cancillería y la Embajada argentina en Japón
Diplomático planteó que, a futuro, las firmas chinas podrían comprar la harina ya procesada desde Brasil si fuera mas rentable que adquirir las semillas.
La nación asática ha estado buscando suministros alternativos, especialmente en Sudamérica, donde ha bajado la oferta disponible para exportación.
"En respuesta a los nuevos aranceles impuestos por Estados Unidos el 6 de julio, China tuvo que tomar las contramedidas necesarias", dijo el Ministerio de Comercio.
Analistas prevén que el impacto negativo de los aranceles en el crecimiento de China llegue a entre 10 y 20 puntos básicos del PIB.
China, el mayor comprador mundial de soja, importó 9,69 millones de toneladas de la oleaginosa en mayo, por encima de las 6,9 millones de toneladas de abril.
Las importaciones también contribuirían a reducir el superávit comercial de China con Estados Unidos, como exigió Trump.
País latinoamericano es el cuarto mayor exportador mundial de soja y tiene una estrecha relación con Taiwán, con el que firmó un acuerdo por US$2.000 millones
El voraz apetito chino por la soja supera el pronóstico de exportaciones mundiales. El rol de los EE.UU. está por verse.
América del Sur fue el principal proveedor de soja a China durante la primera parte del año.
El grano fue la mayor exportación agrícola estadounidense hacia el gigante asiático el año pasado, por un valor de US$12.000 millones.
En 2015 una serie de desafortunados eventos ocasionaron que un embarque de soja paraguaya arribase a Taiwán en malas condiciones, situación que llevó a los comerciantes locales al cese de las compras del grano proveniente del país latinoamericano.