Tokio

Tokio

La medida marcó un cambio radical desde la semana pasada, cuando algunos funcionarios aún insistían en que podían organizar los Juegos de manera segura con algunos fanáticos.
Este jueves se tomaría una decisión sobre las restricciones de virus después de conversar con expertos en salud. el primer ministro Suga prometió responder a los crecientes casos de contagios de coronavirus Tokio.
"Le pedimos al primer ministro Suga que evalúe con calma y objetividad la situación y decida sobre la cancelación del evento este verano", dijo el periódico Asahi Shimbun, un diario de izquierda que a menudo critica al gobernante Partido Liberal Democrático.
La capital había confirmado 463 nuevos casos el viernes, otro récord de un solo día, e imploró a los residentes que siguieran las pautas de salud para contener la propagación del virus.
Asesor científico del gobierno advirtió que si el virus muta y se vuelve mas agresivo se deberá cancelar la actividad. Pero los políticos japoneses ven en los Juegos Olímpicos la oportunidad de reactivar su economía.
El país ha buscado durante años atraer a profesionales extranjeros en el sector para mejorar la posición de Tokio como centro financiero global, y ahora están mirando al recurso humano de Hong Kong.
Abe dijo que el gobierno estaba considerando pagos en efectivo de US$ 930 para todos los ciudadanos, en un intento de amortiguar el golpe a la tercera economía más grande del mundo.
El gobierno respondió declarando una emergencia en Tokio y otras seis áreas, incluida Osaka, con el objetivo de reducir las interacciones entre las personas en un 70%.
El enfoque decidido de la gobernadora de Tokio respecto de la amenaza del patógeno contrasta con lo que los críticos dicen que es una respuesta tímida y lenta por parte de Shinzo Abe.
El número de casos en Japón aumentó a 6.003 el viernes, con 112 muertes. Tokio representó 1.708 casos, lo que aumentó las preocupaciones sobre una acción lenta.
La rápida propagación del contagio en el país está afectando gravemente a los hospitales en la capital, Tokio, en Osaka y algunas otras prefecturas; expertos llaman a una acción rápida.
El primer ministro Shinzo Abe dijo que aunque cancelar los Juegos no era una opción, ahora había un retraso en las programaciones si el evento no podía realizarse en su forma completa.
La nueva era de Japón comenará el miércoles cuando el príncipe Naruhito ascienda al trono del crisantemo un día después de la abdicación del emperador Akihito, poniendo fin a la era Heisei de 31 años.
El mercado era un punto de referencia para los residentes y visitantes de Tokio que buscaban pescado, mariscos y todo tipo de alimentos frescos.
Alrededor del 80% de la soja, el 72% del arroz y el 65% del suministro de maíz a Japón es altamente vulnerable a la escasez de agua en las regiones productoras.
Científicos japoneses se reunieron con autoridades universitarias y los investigadores del Centro de Investigación GAIA Antártica (CIGA UMAG), para evaluar potenciales trabajos futuros.
El Nikkei cerró con un alza de 0,5%, a 22.523,15 unidades, el nivel de cierre más alto desde el 10 de noviembre.
El mercado también reaccionó favorablemente a los acuerdos comerciales anunciados por Trump y Xi Jinping.
Bolsa de Tokio terminó la sesión con una baja de 0,2% a 22.868,71 puntos.
La medida marcó un cambio radical desde la semana pasada, cuando algunos funcionarios aún insistían en que podían organizar los Juegos de manera segura con algunos fanáticos.