Trump

Trump

La administración Trump ha causado una gran tensión en el comercio mundial, afirmó primer ministro.
Washington abordará con Pekín temas ligados a desequilibrios comerciales, derechos de propiedad intelectual, tecnología y emprendimientos conjuntos.
Aunque se reconocen análisis sobre la medida, lo cierto es que una devaluación requeriría la aprobación de los líderes del país.
"Nueva política de comercio", se enfocará en expandir el territorio comercial y unirse a bloques para impulsar las exportaciones de la cuarta mayor economía de Asia.
China considerará a la protección de los derechos de propiedad intelectual como prioridad máxima de su desarrollo conducido por la innovación.
"Se daba por hecho que China no respondería de manera muy agresiva y evitaría una escalada de las tensiones. La respuesta de China es una sorpresa para algunas personas", dijo un analista.
A pesar de ser aliados, Japón no ha recibido exenciones a los nuevos aranceles impuestos por Washington a la importación de acero y aluminio.
Pekín podría apuntar a una amplia gama de empresas estadounidenses, desde la agricultura hasta aviones, autos, semiconductores e incluso servicios, si el conflicto comercial se agrava.
El primer Ministro Li Keqiang dijo que a medida que China amplíe aún más el acceso a sus mercados, no habrá transferencias forzadas de tecnología, y Pekín protegerá mejor los derechos de propiedad intelectual.
Canadá estaría reticente a unirse al pacto mientras no llegue a buen puerto la renegociación del TLCAN.
La globalización es una tendencia irreversible, pero el mundo debe trabajar para hacerla más equilibrada e inclusiva, dijo el líder chino.
El consenso para seguir adelante sin EE.UU. será reforzado por compromisos para sellar pactos comerciales multilaterales.
El Nikkei bajó 8,97 puntos, equivalente a un 0,1%, a 19.729,74 unidades, con lo que borró las ganancias iniciales.
Aunque el comercio total de China continuó incrementándose a un ritmo saludable en julio, el avance de 8,8% fue el menor de este año.
El "acuerdo político" firmado en Bruselas entre dos economías que representan la tercera parte del PIB mundial está lleno de simbolismo.
En abril, el FMI actualizó su pronóstico para China a 6,6% y 6,2% para los años 2017 y 2018, respectivamente.
Más de 40 estados han firmado acuerdos de cooperación que representan miles de millones de dólares con China.
El gobierno ha estado luchando por recaudar más ingresos para financiar su presupuesto, a medida que la pandemia del COVID-19 afecta a casi todos los sectores empresariales.