Automotriz

Automotriz

El fabricante de automóviles, ha asegurado US$3.248 millones de su mayor prestamista, Mizuho Financial Group, de los cuales US$1.856 millones estarán respaldados por el Estado.
El evento de tres días permitió a más de 1.000 personas disfrutar de una experiencia positiva y compartida desde una distancia social segura, mientras estaban estacionados en un total de 900 automóviles.
Las ganancias de la firma han bajado durante los últimos tres años, y la pandemia de coronavirus solo ha acumulado urgencia y presión para renovar los esfuerzos para reducir el tamaño y dirección la empresa.
Casi todos los fabricantes de automóviles registraron cero ventas nacionales en abril después de que el gobierno impuso un bloqueo nacional el 25 de marzo para controlar la propagación del coronavirus.
La firma japonesa tendría como objetivo restaurar los lazos con los distribuidores y actualizar las alineaciones para recuperar el poder de fijación de precios y la rentabilidad.
Hyundai, que con Kia Motors forma el grupo automotriz número 5 del mundo, se une a un número creciente de fabricantes de automóviles que pronostican un año sombrío.
El cierre de 16 días se extenderá entre el 25 de abril y el 10 de mayo y afectará a un total de 15.000 empleados, informó la compañía en un comunicado.
Bridgestone tiene un total de 15 plantas localmente, la mayoría de las cuales fabrica neumáticos u otros productos de caucho. El cierre se produce cuando la nación ve aumentar los contagios a 10 mil casos.
Las empresas quieren del gobierno un recorte temporal del 10% en los impuestos sobre la venta de todos los automóviles y autopartes e incentivos, en forma de reembolsos de impuestos.
La industria automotriz está especialmente expuesta ya que Wuhan, el epicentro del brote, es conocido como "el Detroit de China", con casi el 10% de los vehículos fabricados en el país.
Mientras las ventas de los cinco fabricantes de vehículos de Corea del Sur han caído un 11% interanual en febrero, distintos fabricantes ven un sombrío panorama en el suministro y ventas de China.
"A partir de marzo, anticipamos que el desafío en el suministro de piezas continuará durante unas pocas semanas, antes de volver a la normalidad", indicaron desde Mahindra.
El año pasado, a pesar de que el mercado automotor general de China cayó un 8,2%, Toyota vendió 1,62 millones de automóviles Toyota y Lexus premium.
El grupo se ha enfrentado a revisiones antimonopolio anterormente: una investigación en 2019 encontró que las unidades de Tata Steel y otras firmas se coludieron sobre los precios de los rodamientos.
Las plantas pueden verse afectadas por posibles interrupciones en el suministro en China, ya que algunas siguen siendo incapaces de producir y transportar bienes, mientras otras permanecen cerradas.
Sus últimos movimientos para retirarse de Asia también incluyeron reducir sus operaciones en Australia y Nueva Zelanda. Despedirá a unos 1.500 trabajadores en el país asiático.
El negocio surcoreano de Nissan también ha sufrido por la disputa con Japón y a los esfuerzos de Seúl para reducir la dependencia de su economía de las importaciones de ese país.
La firma informó que estaba revisando varias medidas para minimizar la interrupción de sus operaciones y "garantizar un sistema de producción estable y óptimo".
Los fabricantes de coches chinos tendrán una ventaja sobre sus rivales, aprovechando que los consumidores buscan vehículos más allá de los modelos pequeños y asequibles. 
"Los automóviles con protección antivirus completa no solo requieren la capacidad de aislar sustancias nocivas en el aire, sino que también necesitan purificar de manera rápida y efectiva el aire de la cabina para los ocupantes", dice la firma.
La propuesta llega en un momento en que las ventas anuales de automóviles en India han caído a su nivel más bajo en una década debido a la pandemia que siguió a una desaceleración económica en 2019.